Hemos puesto un techo sobre nuestras cabezas

Una pequeña revolución de vez en cuando, nunca viene mal. En los primeros días del mes de enero tuvimos la nuestra. Mientras aún estaban calientes, recién salidas del horno, las facturas de los contratos anuales de asistencia técnica y de actualización de versiones, tuvimos una reunión con uno de nuestros insignes usuarios.
A raíz de las inversiones realizadas en el ejercicio anterior sus contratos se habían recalculado y se habían disparado en el precio. Como “buenos” informáticos, nosotros no vimos lo que para ellos fue evidente, la consecuencia del cálculo anual de dichos contratos simplemente nos daba otra cifra pero, para ellos, se convirtió en un problema importante que desembocó en esa reunión.

De allí salió una idea que luego tuvimos que consensuar y aceptar por lo evidente que era. Aunque es cierto que la inversión anual debe repercutir sobre el precio de los contratos porque aumenta el volumen de aquello que contratamos, no es menos cierto que esa cifra no puede subir y subir sin límite alguno. Al final, tuvimos que reconocer lo que teníamos delante, el problema existía y no podíamos hacer otra cosa que solucionarlo.
Se acordó establecer un límite máximo en la valoración de los contratos anuales, de forma que 5.000,00 € por asistencia técnica y 5.000,00 € por actualización de versiones, se han convertido en el techo de lo facturable por estos conceptos a cualquiera de nuestros usuarios.

Gracias a Emosa Plastics, gracias a Sussi, Rosa Mª y Marta, se rehicieron varias facturas, se volvieron a enviar y se recogieron más de un elogio y signos de agradecimiento que no merecíamos, no fue nuestro el mérito. Otros seis usuarios se han beneficiado de este ajuste con sorpresa y sólo pudimos contarles el motivo y explicarles que, detrás de cada avance, siempre están ellos.

Deja un comentario