Parece mentira pero echando la vista atrás, podemos observar a qué velocidad hemos pasado de la presencia en nuestra vida de Gustavo Adolfo Becquer y la peseta a este nuevo orden.

El 1 de febrero de 2016 finalizó el período de adaptación SEPA y desaparecieron los formatos de ficheros TXT, se conviertieron en instrumentos SEPA con unos cambios que serán irreversibles en la zona única de pagos en Euros.

Durante el primer período de transición que empezó en febrero 2014 hasta hoy, los bancos aceptaban los formatos de remesas de ficheros “viejos”, los antiguos cuadernos 19 (recibos al cobro), 58 (recibos con vencimiento o al descuento), y prestaban el servicio de conversión a la norma SEPA transitoria tanto en formato TXT como XML. Además se convertían las cuentas bancarias CCC a los formatos IBAN y los únicos formatos SEPA válidos eran el C32 y el C58.

A partir del 1 febrero de 2016, no se podrán utilizar más los anticipos de crédito (C 58) ni los recibos (C 32). Pasan obligatoriamente a SEPA.

  • Se reemplazan los ficheros planos (TXT) por el formato XML.
  • La cuenta de cargo de sus clientes podrá estar radicada en cualquier otro país de la CEE SEPA.
  • No se aceptarán vencimientos superiores al 1 de febrero de 2016 con normas antiguas (cuadernos 58 y 32).
  • Los recibos NO FINANCIADOS se abonarán en cuenta según vayan llegando sus vencimientos.

Durante la transición SEPA, de febrero 2014 a febrero 2016, la Banca Española tuvo excepciones como la conversión de normas 58 y 32 a formatos transitorios SEPA.

Esto finalizó el 1 de febrero de 2016 y a partir de esta fecha los bancos podrán aplicar cargos. Su entidad bancaria dispondrá del portal de banca electrónica adaptado a ficheros XML y establecerá sus controles y la forma de proceder para registrar los ficheros. Hasta la fecha del 1 de febrero podía aceptar la migración desde antiguos formatos, pero debían limitar su uso a vencimientos con fecha inferior al 1 de febrero del 2016.

Recordad que SEPA (Single Euro Payments Area) implica la creación de un mercado único de pagos en euros. Afecta a transferencias, tarjetas bancarias y a adeudos bancarios (los famosos giros bancarios). El objetivo es que todos los europeos hagamos los pagos en las mismas condiciones.

A partir de febrero, los bancos dejan de facilitar las aplicaciones web que actualmente ponen a disposición de sus clientes y que permiten las conversiones automáticas de los códigos de cuentas bancarias (los CCC de 20 dígitos) por los IBAN de 24 dígitos.

Adeudos domiciliados SEPA

Los adeudos domiciliados SEPA se basan en una orden de domiciliación o mandato, mediante el cual el deudor (pagador) autoriza al acreedor (beneficiario) a realizar cobros en una cuenta de su titularidad.

Con SEPA la presentación de adeudos domiciliados a cualquier entidad financiera europea de la zona única de pagos en euros se hace con la misma agilidad, costes y seguridad que realiza sus cobros en el ámbito nacional.

Este servicio está encaminado a facilitar sus cobros transfronterizos y también nacionales, le permite gestionar los adeudos domiciliados, tanto periódicos como puntuales, con cualquier entidad financiera de la zona SEPA (28 estados de la Unión Europea más Islandia , Noruega, Suiza, Liechtenstein, Mónaco y San Marino).

Requerimientos generales para emitir Adeudos domiciliados SEPA:

  • Utilizar el código IBAN como código estandarizado de la cuenta del deudor, que garantiza la máxima seguridad y facilita las transacciones realizadas entre los países de la UE.
  • Disponer de la Orden de domiciliación o Mandato que el emisor tiene que formalizar con todos y cada uno de sus clientes deudores.
  • Emplear un formato de fichero específico según el esquema que se use para la emisión de adeudos.

Presentación de los Adeudos domiciliados SEPA

En función del adeudo, según sea entre particulares o empresas, las presentaciones se podrán realizar a través de dos esquemas diferenciados.

Hasta aquí la teoría pero de todos es conocido que aún hay bancos que siguen operando con el sistema antiguo; es más, han sido incapaces de admitir los archivos SEPA todavía. Quizás por simple inutilidad, por desidia o porque esperan un proceso de absorciones, simplemente hacen caso omiso a la normativa y demuestran una vez más que hacen lo que quieren y que la ley no va con ellos.

Sobre el sistema de remesas al cobro y al descuento ya ni hablamos, parece que disponen de una moratoria indefinida porque siguen a lo suyo ofreciendo el mismo servicio con la «elegancia» de siempre.
El resumen es el de siempre, son los usuarios de informática los que han hecho la inversión para estar al día, mientras tanto, parece que los grandes poderes siguen riéndose de nosotros. Sí, la palabra es indignación.

Deja un comentario